Toda la pasta  >>  En la cocina >> Uso de la máquina de hacer pasta

Uso de la máquina de hacer pasta

Existen numerosos modelos y marcas de máquinas de pasta fresca en el mercado. Las más usuales están fabricadas en acero inoxidable, aunque también hay algunas de plástico, madera o aluminio.

Se fijan a un mesa con un tornillo de sujeción y tienen dos rodillos que giran al accionar una manivela a fin de estirar la masa al grosor deseado dependiendo de la receta. La mayoría permiten acoplar diferentes accesorios para confeccionar diferentes tipos de pasta: tallarines, espaguetis, fidellini, tortellini, etc.

Hay modelos manuales y otros que llevan acoplado un motor que arrastra la masa entre los rodillos. También existen robots de cocina con funciones de máquina de pasta mediante el acoplamiento de un accesorio especialmente diseñado al efecto.

Los modelos manuales son los que primero aparecieron en el mercado. Mediante un selector se puede modificar la distancia a la que están situados los rodillos en una escala de 1 a 7 o de 1 a 9, dependiendo del modelo. Esto nos permite obtener sfoglias desde 2,5 a 0,3mm de grosor.

Se suele empezar situando el selector en la posición 1, que es la que sitúa los rodillo a su distancia máxima.

 

PASO A PASO: La máquina de pasta


Se prepara un trozo de masa de pasta de la misma anchura del rodillo de acero.


A continuación se coloca entre los dos rodillos y se gira la manivela para hacer pasar la masa por la máquina.


Las primeras pasadas por la máquina (posiciones 1, 2 y 3) se deben aprovechar para darle una forma lo más rectangular posible a la sfoglia (hoja, lámina de pasta), doblándola cuando sea necesario.


Se va pasando la lámina por los rodillos disminuyendo la distancia entre los mismos. Si observamos que la masa está demasiado húmeda podemos espolvorearla con un poco de harina para evitar que se pegue. Mientras más fina la hagamos mayor riesgo hay de que esto ocurra o de que se nos rompa la lámina.


Cuando obtengamos la finura deseada; esto es, lleguemos a la posición 7 para la pasta rellena u 8 o 9 en el caso de los tagliatelle o los spaghetti llega la hora de cortar la forma deseada.


Para hacer lasagna solo hace falta cortar con la ayuda de unas tijeras de cocina o un corta pasta el tamaño que necesitemos en función del recipiente que vayamos a usar.Para cortar tagliatelle o capellinni utilizaremos el accesorio correspondiente. El proceso es similar: primero cambiamos la manivela de los rodillos al accesorio cortador y luego pasamos la sfoglia por el cortador mientras arrastramos la pasta girando dicha manivela.


Hay que tener cuidado en este paso, ya que la pasta podría pegarse entre sí. Para evitarlo espolvorea con harina conforme vayan cayendo sobre la mesa.Finalmente es necesario secar la pasta colgándola en una vara de madera o una percha de plástico, teniendo cuidado de separarlas bien para evitar que se adhieran entre ellas. También se pueden formar pequeños nidos de pasta, no demasiado grandes espolvoreando nuevamente con harina para que no se peguen.